Monday, July 22, 2019
Home / qué  / Planes  / Reserva Natural de las Riberas de Castronuño

Reserva Natural de las Riberas de Castronuño

Riberas de Castronuño

Por este paraje discurre el río Duero, escupido por la presa de San José, horadando meandros en el paisaje y bañando la tierra que riega las faldas de Castronuño. Y allí, en las alturas de un enclave privilegiado, se halla el denominado Alto de la Muela donde el visitante puede admirar el curso imponente del río castellano a su paso por el municipio de nombre idéntico al de un ecosistema de indudable valor, hoy Reserva Natural, como son las Riberas de Castronuño.

 

Presa de San José

Presa de San José

 

Es en ese punto donde mejor puede contemplarse la mag­nificencia del valle aluvial del Duero, porque allí confluyen diferentes paisajes y variedades faunísticas que prometen regalar a los sentidos múltiples sonidos y colores. El caminante decidido a descender hasta el curso fluvial antes podrá beneficiarse con la visita a la Ermita de Santa María del Castillo, un monumento románico notable cuyo origen data del S. XIII. La construcción perteneció a la Orden de San Juan de Jerusalén y hoy, altiva y atenta, observa desde las alturas el fluir del poderoso río.

 

Castronuño

Ermita de Santa María del Castillo

 

Junto al santuario, unos metros en su flanco derecho, lograremos encontrar la casa de la reserva o casa del parque donde podremos reunir el conocimiento de flora y fauna que a buen seguro nos encontraremos a lo largo y ancho de los ecosistemas de las Riberas. Sencillo le resultará al interesado encontrar toda la información necesaria para la visita a este entorno paisajístico ya que los diferentes intérpretes ambientales que se hallan en La casa de la reserva no tardarán en nutrir al visitante de cuanta información le sea necesaria. Además, las instalaciones cuentan con una amplia gama de comodidades que permitirán a los diferentes tipos de turistas acomodarse y planificar la ruta más adecuada a sus características e intereses particulares.

 

Las Riberas de Castronuño

Nacidas de la fusión entre la naturaleza salvaje y la espontaneidad de la mano del hombre -la construcción de la presa de San José modificó para siempre este lugar- las Riberas de Castronuño supone un importantísimo espacio natural, tanto para Valladolid como para Castilla y León, en el que nidifican y acuden cada año, como zona de invernada, multitud de aves acuáticas. Además, no son pocas rapaces las que habitualmente surcan las corrientes aéreas que demarcan este entorno de valor.

 

Riberas de Castronuño

Riberas de Castronuño

 

Sobre este curso fluvial -que se vio caracterizado primero por la construcción de la presa en 1945, después por los cultivos de regadío a los que pretendía suministrar agua y que, en última instancia, terminó por completarse con carrizales brotados indirectamente por los sedimentos fértiles que dejaban los dos primeros- confluyen tres tipos de ecosistemas muy diferenciados y de gran riqueza; el bosque de ribera, el bosque mediterráneo y los cultivos de secano. Y así las riberas se han ido forjando a lo largo del tiempo a través de una vegetación que fue atrayendo a un gran abanico de especies ligadas a la vida fluvial.

 

Riberas de Castronuño

Carrizo en las Riberas

 

Información: 

¿Cómo llegar?, la mejor forma de acceder es a través de la A-62 y, en dirección a Salamanca, desviarse hacia Pollos por la VA-600. A unos 17 Km. de esta localidad encontraremos Castronuño.

 

¿Qué rutas se pueden tomar? Hay varias a elegir; la Ruta de la Cañada Real, la Ruta corta, la Senda del Duero Castronuño-Tordesillas, la Senda de los almendros (PRC-VA 9) o la Ruta del Duero Castronuño-Toro.

 

Riberas de Castronuño

Senda de los almendros

Protección:

Red de Espacios Naturales REN y ZEPA.

 

Review overview
NO COMMENTS

POST A COMMENT